Logo BAO Bilbao
Arriba: Miguel Gutiérrez (Fisioterapeuta), Meléndez, Argote, Bolaños, Arrién, Rubén Bilbao, Noriega, Urkiaga, Gallego, Sarabia, Zubizarreta, Iribar, Cedrún, De la Fuente, De Andrés, Guisasola, Urtubi y Purroy. Abajo: Manolo Delgado (Preparador físico), Dani, Dr. Ángel Gorostidi (Médico), Vivanco, Rastrojo, Elguezabal, Julio Salinas, Goiko, Clemente y Núñez.

Un Athletic irrepetible. Txapeldunak 40 urte

Texto: Íñigo Crespo • Ilustraciones: Tomás Ondarra • Fotos: Manu de Alba

Organizado por la peña El Txistu, el gran equipo Campeón de los 80 recibió un sentido homenaje en el Palacio Euskalduna con más de 600 invitados. El Palacio Euskalduna fue el marco escogido para saldar una deuda emocional y colectiva con un equipo único e irrepetible: el gran Athletic de principios de los 80, que conquistó 2 ligas, una Copa y una Supercopa. Han pasado cuatro décadas desde entonces y era el momento oportuno para rendir pleitesía a un equipo humano y a unos jugadores que son leyenda del Athletic.

Con cuarenta años más y un sinfín de recuerdos en el idea-rio colectivo, el pasado 20 de abril, la totalidad del equipo Campeón se dio cita en el Palacio Euskalduna, en un acto organizo por la peña El Txistu, una entidad que rinde homenaje a la historia de este club único.

“A lo mejor este homenaje se debía haber producido hace muchos años y de una manera oficial, pero ha llegado ahora y estamos muy agradecidos”, señaló desde el escenario el entrenador Javier Clemente, quien protagonizó uno de los momentos de la noche al posar para la posteridad junto con Dani, el gran capitán del equipo, y el mito, José Ángel Iribar. Los tres en el centro del escenario, cautivaron a las más de 600 personas que se dieron cita en una noche mágica.

Una gala de categoría que sorprendió por su entidad y que fue conducida por el periodista bilbaíno, Iñigo Crespo, quien llevó la batuta de la noche.

Salpicada de vídeos, anécdotas y la actuación estelar del actor bilbaíno, Lander Otaola, que hizo llorar a más de uno. Un monólogo tan sencillo como directo, un alegato a lo que representa ser del Athletic. “Un privilegio, una manera de ser, de sentir, de vivir, de llorar y de reír”, describió con la emotividad que dan los grandes de la escena. En pie, el Euskalduna.

Nombres como Dani, Zubizarreta, Goiko, De Andrés, Urkiaga, Argote, Urtubi, De la Fuente, Gallego, Julio Salinas, Noriega, Sarabía, Núñez, Elguezabal, Cedrún, Meléndez, Arrien, entre otros, junto al entrenador, Javier Clemente, han quedado para la posteridad en la memoria colectiva de generaciones de athleticzales. Todos ellos se dieron cita en una noche de reconocimiento.

Con un vídeo cargado de emoción, se recordó a los que ya no están. Fernando Tirapu, el presidente, Pedro Aurtenetxe, el masajista, Natxo Biritxinaga, el gran Piru Gainza, el directivo, Nico Viar, o Narváez, encargado del material en el vestuario. La ovación fue atronadora para todos ellos.

Los primeros en subir al escenario fueron defensas y porteros. Urkiaga, Bolaños, Zubizarreta, Cedrún, De la Fuente, Meléndez, Gisasola, Txato Nuñez y Goiko. “Cuando realmente te das cuenta de lo que hicimos es cuando pasa el tiempo. Para nosotros, entonces, ganar título parecía hasta normal”, reconoció Andoni Zubizarreta. A todos ellos les entregó un recuerdo el presidente, José Julián Lertxundi.

El 1 de mayo de 1983, en el Estadio Insular de Las Palmas, los Leones vencían 1-5 y conquistaban para el Athletic el séptimo título de Liga de toda la historia. Un triunfo del que se cumplen 40 años y que supuso un espaldarazo histórico para un club que había tardado 27 años en volver a conquistar el Campeonato liguero.

En aquel decisivo partido contra Las Palmas, marcaron Sarabia, por partida doble, Dani, Argote y Urtubi. La victoria de los Leones, unida a la derrota del Real Madrid en Valencia, dio el título al Athletic y provocó un éxtasis colectivo en toda Bizkaia.

Miguel De Andrés, Teo Rastrojo, Juanjo Elguezabal, Txetxu Gallego e Isma Urtubi, fueron la segunda tanda en subir al escenario. La medular del equipo Campeón. “Yo los penaltis los tiraba a colocar”, bromeó Urtubi con el micrófono en la mano. “Si hubiera tirado el penalti del Betis en el 77, tendríamos un título más”, continuó en tono de broma, dirigiéndose al capitán, Dani, que estaba en la primera fila. “Nosotros éramos los nuevos del equipo y aquellos años nos han marcado nuestra vida”, explicó Juanjo Elguezabal, que reveló cómo viajó hasta Valencia en el decisivo partido de la liga en 1984: “Estaba haciendo la mili en Munguía y tuve que ir toda la noche en taxi. Llegué roto. Menos mal que Clemente acertó en sacar a Noriega, que marcó el segundo gol en el último minuto. Si me saca a mí, no marco”. Fue la presidenta, Ana Urkijo, quien se encargó de entregar el recuerdo a todos los centrocampistas.

Un histórico león, Piru Gainza, segundo de Clemente en el banquillo de entonces, resumió en su momento la importancia de todo lo conseguido con una frase dirigida a los propios jugadores en el vestuario del Insular: “Chavales, no sabéis lo que habéis hecho”.

Los delanteros subieron al escenario encabezados por Julio Salinas y, tras él, Manolo Sarabia, Rubén Bilbao, Txema Noriega, Estanis Argote y Óscar Vivanco. Les entregó el trofeo de recuerdo, Aitor Elizegi, el último presidente del Athletic. “Uno de los grandes secretos del equipo era la canción que cantábamos antes de salir al campo”, reveló Julio Salinas, animando a cantar a sus compañeros. “Era una invención del masajista, Natxo Biritxinaga, que nos la enseñó a todos”, explicó.

Minutos después, y con todos los integrantes del equipo en el escenario, micrófono en mano, Julio Salinas y todos sus compañeros cantaron al unísono la canción:

“¡Adelante, jugadores del equipo del Athletic!;
Campeón tiene que ser. Nadie puede detener…
Nuestro avance arrollador… jajajajaja”.

Fue uno de los grandes momentos de la gala, con el público ovacionando a todo el equipo. Antes, Javier Clemente y Dani, juntos en el escenario, recordaron las claves de los dos años de éxitos y coincidieron en señalar la unión y el compromiso de todo el vestuario como la base de todo lo que se consiguió. Al primer título de Liga le siguieron, una temporada después, tres más: otra Liga, una Supercopa y una Copa, tras una Final épica frente al Barcelona de Maradona en el Santiago Bernabéu, con el mítico gol de Endika, y más de 55 000 seguidores rojiblancos en las gradas.

Una noche para el recuerdo, que concluyó con todos los protagonistas en el escenario, en una foto para enmarcar y llevar en el corazón. Un equipo ejemplar. Una generación de futbolistas única e irrepetible, que surcaron el Nervión en La Gabarra, una manera de celebración pionera entonces y que nunca más se ha vuelto a repetir: un millón de personas en ambos lados de la Ría, desde el Abra hasta los muelles del Ayuntamiento, para vitorear a unos Leones de leyenda.

El libro Únicos en el mundo hace un recorrido por los 125 años de historia del Athletic Club. Ilustrado por Tomás Ondarra y escrito por Íñigo Crespo. Compra tu ejemplar en https://editorial.baobilbao.com y te regalamos una camiseta exclusiva.

Scroll al inicio