Logo BAO Bilbao
San Mames

San Mamés, la leonera

Es el estadio del Athletic Club, la guarida de los leones, que fue galardonado en 2015 con el Premio al mejor edificio deportivo del mundo. Cien años después de la inauguración del ya derribado y antiguo San Mamés, emerge este gigante de la arquitectura moderna en el que se seguirá escribiendo la Historia del Athletic.

Aunque la primera piedra del majestuoso Nuevo San Mamés se colocó el 26 de mayo de 2010, hubo que esperar hasta el 30 de mayo de 2011 para que arrancaran los trabajos en los terrenos de la antigua Feria de Muestras. Un campo para el que se aportaron 150 millones de euros, cifra astronómica comparando con las 89.061 pesetas que costó el antiguo campo que estaba ubicado al lado del nuevo. Las obras comenzaron oficialmente el 25 de junio del mismo año.

El estadio es una obra del estudio ACXT-Idom, bajo la dirección de César Azcárate y se realizó en dos fases: en la primera se llevó a cabo la construcción de los dos laterales y uno de los fondos, mientras que en la segunda se construyó el último fondo y se habilitaron los palcos VIP. Se estimó que el estadio estaría totalmente construido en la primavera de 2015, aunque el Athletic Club comenzó a jugar en él a partir de la temporada 2013/14, a falta de la construcción de uno de los fondos. El estadio fue inaugurado en su primera fase de construcción, el 16 de septiembre de 2013, en un partido de liga frente al Celta de Vigo, en el que los leones se impusieron por 3-2, con zarpazos de San José, Iraola y Beñat.

Uno de los aspectos que dota de personalidad a este singular estadio es su imponente cubierta. Está formada por cerchas blancas que forman la estructura, sobre la que se sitúan los cojines de EFTE que la cubren. La principal característica de estos elementos es que son traslúcidos, permitiendo el paso de la luz para que no se deteriore el césped y dando mayor luminosidad al interior del campo. En la fachada se ha recurrido a unas lamas blancas que son paneles de ETFE, los cuales cambian su color blanco por cualquier combinación de colores y que de noche le dan un aspecto de platillo volante, cual digno sucesor del Halcón Milenario de Star Wars.

La superficie cubierta del estadio es de 22.000 metros cuadrados, tiene una superficie total de 39.715 metros cuadrados y el aforo total del campo es de 53.332 espectadores. El campo de juego tiene 105 por 68 metros.

Las condiciones de diseño, el confort, exceptuando los problemas de la cubierta, recientemente ampliada con el fin de reducir la afectación de la lluvia, la seguridad, accesos y servicios del nuevo campo y su integración en el tejido urbano de Bilbao, que en su día llevó a la UEFA a calificar a San Mamés como Estadio Élite, llevó también a este jurado en 2014 a seleccionarlo como un hito arquitectónico en el sector de las grandes instalaciones deportivas y a considerarlo como una referencia en Europa declarándolo sede en España de la Eurocopa 2020.

El Nuevo San Mamés, que emerge imperial cual Rey León en la jungla del Botxo, ha seguido despertando la admiración internacional y fue galardonado con el Premio al mejor edificio deportivo del mundo en el World Architecture Festival 2015.

Un gran estadio que apela a los leones a grandes retos. Y cuanto más grande es el reto, mejor sabe la victoria. ¡Roaaarrr!

Texto e ilustraciones: Asier Sanz

la_leonera

Scroll al inicio