Logo BAO Bilbao
ion fiz

Ion Fiz. La creatividad innata

Sin duda alguna, se ha convertido en uno de los diseñadores vascos con mayor relevancia en nuestro país y a nivel internacional. Sus piezas buscan ensalzar la belleza del cuerpo por medio de líneas sencillas y gran maestría del color y del patronaje.

En la última edición de Mercedes Benz Fashion week Madrid, nos ha presentado una colección que tiene sus raíces en uno de los lugares más emblemáticos, artísticos e inspiradores del siglo XX, “Studio 54”. Así que continuando con nuestra investigación sobre el diseño vasco, nos adentramos, esta vez, en la mente de Ion Fiz.

Lo primero, para que nuestros lectores conozcan un poco más acerca de tus orígenes y tu trayectoria, ¿qué impulsa a Ion Fiz a estudiar moda?
La moda no se estudia, se aprende el oficio, pero la necesidad de crear sale de dentro, es innata. Vengo de una familia de tradición de modistas y sastres, mi abuela materna, que era modista, fue la “culpable” de que me dedicara al diseño de moda, me encandiló mostrándome cómo de un trozo de tela, de repente confeccionaba un elegante abrigo.

Nacido en Eibar y ciudadano de Bilbao, ¿crees que tus raíces vascas te han marcado de alguna forma en tu trabajo o tu forma de diseñar?
Sin duda, soy muy exigente y perfeccionista en mi trabajo. El estudio y calidad de los tejidos adecuados para cada prenda, la medida, la proporción, el acabado y las fornituras como botones y demás materiales, un fondo clásico en los materiales pero con un “twist” de modernidad y dinamismo, clásico pero innovador, con equilibrio y sobre todo funcional, con un patronaje aplomado, cómodo y de calidad. En el País Vasco siempre hemos buscado la calidad y eso deriva a un resultado elegante y atemporal.

Echando un vistazo atrás a tu carrera, ¿crees que ha cambiado mucho tu estilo desde entonces o mantienes siempre como unas líneas de trabajo?
Mi estilo no ha cambiado, es el mismo, el orden de creación, inspiración, el proceso de selección de tejidos, colores, formas, es el mismo que en la primera colección de 2002, pero lo que sí que ha evolucionado es el conocimiento y la técnica del patronaje, ensamblaje y calidad de la confección. El estilo es el mismo, solo que más depurado y funcional, más maduro y siempre buscando la perfección.

Hemos visto que has celebrado tanto el décimo como el decimoquinto aniversario en el Museo Guggenheim Bilbao. ¿Qué tal es volver a tu ciudad para celebrar esos hitos en tu carrera?
Es lo mejor del mundo, y más en el Museo Guggenheim. Volver a mi tierra, a mi gente, a mis raíces siempre es maravilloso. Ha sido un regalo celebrar tanto el X como el XV Aniversario en el Guggenheim. No tengo palabras para describir la sensación, estoy muy agradecido a Bilbao, la mejor ciudad del mundo sin duda, la ciudad donde fundé mi firma de moda en el año 2002. Bilbao es amabilidad, simpatía, amistad y buen gusto.

Háblanos un poco de esta última colección que has presentado, la número 33, I am what I am. ¿Qué es lo que quieres transmitir con ella? ¿Qué alberga ese lema?
SOY COMO SOY, Y POR ESO DISEÑO COMO DISEÑO. El diseño de moda es mi vida, mi pasión, desde que a los 6 años de edad cogí la primera aguja para aprender a coser. No puedo ser otro, soy como soy, y eso se plasma en mis creaciones. De ahí el título de la colección compuesta por 47 total looks para hombre y mujer que beben del mítico templo de la noche: “STUDIO 54”, en el Nueva York de los años 70, donde se reunía la crème de la crème de la vida social, artística y del mundo de la moda, desde Warhol, Bianca Jagger, Liza Minnelli, Grace Kelly, Jerry Hall, Michael Jackson hasta un sinfín de figuras relevantes del mundo de las artes con personalidades con carácter muy ricas y creativas pero muy dispares.

Además hemos podido presenciar la salida de tu primera línea Prêt-à-Porter, “Bob Esponja Gold”, patrocinado por
Nickelodeon, ¿de dónde surge esa unión y por qué la has elegido para tu primera colección de este tipo? Anteriores diseñadores ya habían apostado por este personaje. ¿Cuál ha sido tu enfoque?
Estoy muy feliz con la colección Bob Esponja Gold, siempre quise diseñar una colección Bob Esponja y ha sido maravilloso colaborar con Nickelodeon y su personaje estrella, para el cual he creado una completa colección unisex que va desde sweaters y sudaderas hasta chaquetas de esmoquin y sneakers creando un estampado de multi Bob Esponja en forma de “trampantojo”, pata de gallo de estilo sastrería en blanco-negro y amarillo y un print de la silueta de Bob Esponja en GOLD.

De los diseñadores que desfilan en Mercedes, eres de los pocos que presenta una colección masculina, ¿por qué crees que pasa esto cuando en otras ciudades tienen hasta su propia pasarela?
La moda es mixta, no entiende de sexos. Muchas de mis clientas quieren la colección de hombre y están divinas e impecables con ella. Muchas firmas de moda internacionales han optado por presentar sus desfiles mixtos de hombre y mujer en un mismo formato. Yo, desde mi primera colección en 2002, he presentado colección de hombre y de mujer exceptuando alguna colección que por concepto de diseño no encajaba.

Para esta última colección te has basado en Studio 54, pero… ¿dónde sueles buscar inspiración para tus colecciones?
Arte, viajes, cine, vivencias, sentimientos, historia, un color, un pensamiento, una sensación… la inspiración puede estar en cualquier parte.

¿Qué tal fue desfilar en la semana de la moda de París? ¿Es algo mágico al tratarse de la cuna de la moda?
Fue mágico, una experiencia irrepetible, mucha emoción, mucha ilusión, estuvimos siete meses trabajando en la presentación por primera vez de la colección para el desfile en París. ¡Fue un subidón increíble!

Siempre pedimos a nuestros diseñadores vascos que nos recomienden algún sitio en Bilbao, algún rincón que crean especial y fundamental que el lector conozca, ¿cuál sería el tuyo?
Pues me lo ponéis difícil porque me encanta todo Bilbao, pero he de admitir que del Botxo me encanta, por ejemplo, el Teatro Arriaga.

 

Texto: Paloma Canseco • Fotos: Ugo Camera (image.net)

Scroll al inicio