Logo BAO Bilbao
A3A0559

AKEBASO: felicidad, sentimiento y fuerza. 

Los valores del Akebaso van más allá de la gastronomía y los parajes exuberantes de su zona, dando importancia a lo que realmente importa: Crear sonrisas. 

Las faldas del Amboto en el valle de Atxokondo recibieron el pasado 13 de octubre la visita de unos diminutos Master cheffs. Y es que, la cocina del restaurante organizó junto con alrededor de treinta pequeños héroes de la Cuadri del Hospi una iniciativa basada en la gastronomía y la diversión, impulsada por Izorne Luengo Iriondo -responsable del establecimiento-, quien confiesa haber recibido una gran lección de vida a cambio.

La actividad tenía como fin principal divertir a los niños y hacerles sentir capaces de cualquier cosa, acercándoles así  a la gastronomía de una manera sencilla. Sin olvidarse también de elaborar un calendario de recaudación de fondos para La Cuadri del Hospi, asociación que promueve con gran entusiasmo la humanización, socialización e investigación del cáncer infantil.

La preparación comenzó en la huerta del restaurante junto a su caserío en el barrio de Axpe, donde los niños escogieron intrigados los ingredientes necesarios para elaborar el sabroso menú compuesto por brochetas de pimiento, tomates cherry, pizza con base de coliflor, pechugas de pavo y hamburguesas de pato. Finalizando con unos crepes de nocilla para los más golosos.

Las sonrisas,  el entusiasmo y las ganas participar de los pequeños inundaron una jornada llena de sorpresas y emociones que parecían no tener fin. Un DJ ambiento la tarde con música, a lo que se le sumo la inesperada visita de José Luis Mendilibar  –entrenador del Eibar- y el reparto de camisetas firmadas por jugadoras del Athletic, la plantilla del Eibar o Bilbao Basquet, detalles provocaron en los niños sensaciones que seguramente tardaron un par de semanas olvidar

La cita -que la salió mejor de lo que se esperaba- y historia los pequeños inspiró al equipo de tal manera que Izorne  junto con Iñigo Fuentes, el cocinero que dirigió la sesión, se plantean organizar este evento una vez al año para poder colaborar y aportar su granito de arena en esta lucha. “Con ellos se aprende a valorar lo que tenemos, a ser humildes y felices. Me parecen muy valientes”, señala emocionada Izorne.

Texto: Andrea Ulloa, Fotos: Hibai Agorria

Scroll al inicio