Logo BAO Bilbao
Portada zinemaldia

63 Festival de San Sebastián

Donostia-San Sebastián, la verdadera protagonista del Festival de Cine, en su 63 edición no deja de sorprender a los visitantes y amantes de la gran pantalla con su luminosa acogida.

La ciudad se viste de gala en todos sus rincones, la brisa marina recuerda viajes de ensueño que nos llevan hacia mundos imaginarios, proyectados en la penumbra de salas repletas de espectadores. La magia del cine nos devuelve la mirada curiosa, propia de una infancia perdida, ansiosa de descubrir relatos de lo más variados: gastronomía pura, cuentos salvajes de aventura, sones de Latinoamérica y del lejano Oriente, perlas de belleza. Decantarse por uno o por otro es una decisión ardua, tropezamos con la madurez de la elección.

Sin embargo, entre tanta variedad es imposible no destacar Truman, la última película de Cesc Gay, galardonada por una inmejorable actuación de Ricardo Darín y Javier Cámara que conmueve por su veracidad y coraje. La sensibilidad y el humor con los que se retratan los días de un enfermo terminal lanzan un mensaje de libertad a cada espectador, con un equilibrio magistral que nunca cae en la banalidad y abarca el sentido más profundo de las relaciones humanas.

El jurado oficial entregó a Joachim Lafosse la Concha de Plata a la mejor dirección para Les chevaliers blancs, una colaboración franco-belga que cuenta la historia basada en hechos reales de la ONG Arca de Zoé (Sud Secours en el largometraje) en su intento de dar en adopción a 300 huérfanos de Chad a familias francesas, p ra salvarlos de la guerra civil. En este caso, el dilema entre integridad, miedo e intereses nos enfrenta a la crueldad de los conflictos bélicos, sociales e interiores.

También tuvo una muy buena acogida Amama (Premio Irizar al Cine Vasco) de Asier Altuna Iza, una mirada nostálgica y sensible hacia un estilo de vida rural a punto de desaparecer.

Después de algún que otro descanso entre proyecciones, de pronto caemos nuevamente en la fase onírica que se da cuando las estrellas pisan la alfombra roja y los curiosos se apiñan, móvil en mano, para robar una foto borrosa y confusa -los autógrafos ya son historia desde que existen los selfies-, igual que lo hacen los recuerdos de un sueño al despertar.

Sin duda, vivimos una semana de intensas emociones, algunas decepciones y una alta dosis de asombro que nos acompañarán hasta la próxima edición del Festival, cuando Donostia-San Sebastián y sus habitantes vuelvan a acogernos con su organización, participación respetuosa y contagioso entusiasmo.


PREMIOS OFICIALES:

• Concha de Oro a la mejor película: Sparrows de Rúnar Rúnarsson (Islandia – Dinamarca – Croacia).

• Concha de Plata a la mejor dirección: Joachim Lafosse por Les chevaliers blancs (Bélgica – Francia)

• Concha de Plata a la mejor actriz: Yordanka Ariosa por El rey de la Habana, de Agustí Villaronga (España – República Dominicana)

• Concha de Plata al mejor actor: ex aequo Ricardo Darín y Javier Cámara por Truman de Cesc Gay (España – Argentina)

• Premio del Jurado al mejor guión: Arnaud Larrieu y Jean-Marie Larrieu por 21 nuits avec Pattie (Francia)

• Premio del Jurado a la mejor fotografía: Manu Dacosse por Evolution (Francia – Bélgica – España)

• Premio especial del Jurado: Evolution de Lucile Hadzihalilovic


Texto: Valentina Ridolfi • Fotos: Hibai Agorria

 

Scroll al inicio