Levantas la persiana y el sol te saluda… hace un día perfecto para disfrutar del terraceo. Ha llegado el momento de exprimir el verano al máximo, de saborear un buen pintxo a pie de calle, de tomar el vermú al lado de la Ría… ¡Ha llegado el momento de vivir Bilbao!